Una Sociedad vasca solicita permiso para extraer gas en Quincoces y Castrobarto

La Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA) ha solicitado los dos primeros permisos para la extracción de gas en Castrobarto y en Quincoces de Yuso. Así consta en la memoria ambiental elaborada por la empresa. Las dos primeras perforaciones son los pozos Enara 9 y Enara 10 y se encuentran a fecha de hoy en proceso de licitación para su perforación.

El que se ubica en la Junta de Traslaloma, en Castrobarto, se encuentra a un kilómetros del casco urbano de la localidad. El sondeo de Quincoces está en una parcela prácticamente llana de monte desarbolado. La parcela es contigua a la carretera local que discurre hacia el norte uniendo los núcleos urbanos de Quincoces de Yuso y Relloso.

Con estos permisos se está investigando la posibilidad de encontrar gas no convencional, del tipo ‘continuous gas play’, almacenado en formaciones geológicas de muy baja porosidad y permeabilidad y cuya exploración requiere una labor de investigación y desarrollo que, con el estado del conocimiento actual, implicará la perforación de varios sondeos sobre este lugar.

En Quincoces, en el pozo Enara 10 se perforará de manera vertical hasta una profundidad estimada de 5.089 metros con el objetivo de atravesar toda la potencia de cada una de las formaciones. En Castobarto, el pozo Enara 9 se perforará verticalmente hasta una profundidad de 3.030 metros.

En ambos casos, si los sondeos resultasen positivos, una vez finalizada la perforación, se contempla la realización de ensayos complementarios de estimulación mediante fracturación, tendentes a aumentar el potencial rendimiento de los pozos.

La oposición vecinal es amplia en estas zonas y se han puesto enmarcha campañas de información para iniciar recursos contra los sondeos. Los grupos o particulares tiene de plazo hasta el 27 de marzo de para responder a las consultas relativas a la decisión sobre una evaluación de impacto ambiental.

Sistema conflictivo

La memoria ambiental explica que el proceso de estimulación consiste en introducir agua a alta presión con ciertos aditivos y arena u otro tipo de propelante en las formaciones de interés que presenten valores de porosidad y permeabilidad muy bajos. Se trata de ensanchar y mantener abiertas las fracturas que existan así como, de crear y abrir nuevas fracturas que pongan en contacto entre si, y con el pozo, los poros o espacios abiertos de la roca que antes no lo estaban. La arena u otro tipo de propelante, se introducen en las fracturas creadas o ensanchadas e impiden que estas se cierren, permitiendo así fluir el hidrocarburo que contenga la roca estimulada. El objetivo final es aumentar los caudales de producción de hidrocarburos, gas en este caso, en el pozo estimulado.

Noticia aparecida en El Correo de Burgos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s