Contra corriente

Nos oponemos al Fracking porque tenemos miedo de que contamine el agua que bebemos nosotros y porque tememos de los efectos perniciosos sobre nuestra salud, pero si fuese algo que se hace en China o en Kuala Lumpur… es probable que nos quedáramos tan anchos, porque el gas obtenido en aquellos sitios remotos sería para nosotros, para poder seguir viviendo como vivimos y si se puede hasta mejor.

Queremos energía, mucha energía para nuestras calefacciones, nuestros coches, nuestras lavadoras y lavaplatos y hasta airesacondicionados, nuestros ordenadores, ipads, ipods, itablets, ibooks, iiiiiiiquiensabecuantascosasmasquetenemosennuestrascasasbiencalentitas

ibiencómodasysinfrackingysinnuclearesytodomuybonitoymuyguay

imuyecológicoysostenibleydiseñosoydelaúltimamoda…

Igual va siendo hora de que pensemos un poco más las cosas y que cuando protestemos por el fracking aprovechemos para ir pensando en que es posible que tengamos que cambiar nuestra forma de vida.

artículo publicado en: innovación y decrecimiento

La propuesta por el decrecimiento puede resultar esotérica, extravagante o simplemente insensata en estos tiempos de crisis económica donde la obsesión es “retomar la senda del crecimiento”. Pero ya hemos visto en el post anterior,  en qué lado de la vida se encuentra la sensatez. Por ello, es necesario insistir en ella y  nadar contra la corriente; nadie nos prometió un jardín de rosas. Apoyémonos en algunos documentos de la Subcomisión de Decrecimiento de la Asamblea de Barcelona del 15M. Allí se dice:  “Lacrisis no es sólo un problema de especulación financiera, es tambiénuna crisis de sobreproducción y de sobreexplotación de la gente y delos recursos naturales, consecuencia inevitable de un sistema de producción y consumo basado en el crecimiento indefinido”.

Es decir, nuestra crisis no es su crisis, por lo tanto las soluciones son distintas.  “Hay dos estrategias muy diferentes para hacer frente a los problemas causados por la crisis”. Una que pasa  “por  repartir: la riqueza, el tiempo de trabajo, las viviendas vacías… para que todo el mundo tenga sus necesidades cubiertas. Y otra que pasa “por  intentar crecer: Tomar medidas que, según dicen, reactivarán la economía, crearán empleo etc.”

Los decrecentistas  “no queremos sólo la igualdad de acceso al trabajoy al consumo, es decir la igualdad en la explotación de  la gente y de la naturaleza, queremos también suprimir esta explotación, lo que implica decrecer el nivel total de producción y consumo empezando por los que explotan más o mucho mas que los demás, construyendo una economía adaptada a la capacidad de regeneración de losecosistemas y una sociedad liberada de la competencia constanteentre personas y entre territorios”

Es evidente que la solución decrecentista será la solución perdedora, por el momento. No tenemos la capacidad política para influir en los acontecimientos. Pero la victoria táctica del productivismo será su derrota estratégica. No podrán volver a sus indicadores anteriores porque no existe posibilidad ecológica ni energética para hacerlo. Dentro de sus mismas promesas no pueden ofrecer sino empobrecimiento creciente. El modelo de expansión de la producción y consumo de la posguerra no puede repetirse sino a cambio del colapso ecológico. La austeridad o simplicidad voluntaria del decrecentismo es una respuesta sensata frente a las ilusiones del productivismo delirante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alternativas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s