Las gentes de los pueblos no importamos nada

Esto es lo que parece al menos. Y de esto habla un pequeño artículo publicado ayer en El Correo de Burgos en relación con el Fracking.

Transcribimos el artículo a continuación:

Pero…, ¿es que las gentes de los pueblos no importamos nada?, preguntaba en voz alta una joven que asistió, el pasado sábado en Salas de los Infantes, a una reunión informativa sobre la fractura hidráulica (fracking, en inglés), método de extracción del gas Pizarra o gas de esquisto.

La joven duda salió del alma, de dentro del tuétano, al conocer las características, y los efectos devastadores que tiene la nueva -por el protagonismo actual que está teniendo- tecnología, relacionada con la captación de hidrocarburos.

El grito iba más allá de las seis paredes del Teatro-Auditorio salense, y la respuesta que dieron los ponentes, contrarios, hay que decirlo, a esa técnica extractiva, también se quedó, aparentemente, allí encerrada.

Y no porque la protagonista de su enunciado así lo quisiera, no; sino por la espontaneidad y sentido primario que demostraba la interrogación, vertida por alguien que se encuentra desvalido, sin la protección ni ayuda que la ética exige a la política.

La voz quería llegar hasta la sensibilidad de los que tienen la responsabilidad para permitir que todo un territorio, con miles de hectáreas, en pleno medio rural, pueda quedar hipotecado medioambiental y humanamente por los restos, ad infinitum porque nunca volvería a ser, ni parecer, lo que fue.

Pero aunque la modulación no llegó directamente a través del aire, estoy seguro de que los políticos que tienen en su mano la potestad de otorgar permisos de investigación y de explotación por medio de fracking recibieron o recibirán de alguna manera, material o inmaterial, el atronador lamento de la muchacha, y de millares de personas que ven un perjuicio final en la concesión de una explotación a través de la fractura hidráulica.

Esto que les cuento, podría haber sucedido en cualquier otro lugar de la provincia, de Castilla y León u otra región española, porque se ponen los pelos de punta cuando se conocen las consecuencias que puede acarrear, en toda una zona, una explotación del gas Pizarra utilizando el fracking.

Pensarán que estoy exagerando pero les animo a que se informen de las características de la fractura hidráulica, y conozcan como está siendo recibida en muchos lugares de nuestra provincia afectados por la petición de permisos de investigación de esa naturaleza.

Y también deben de saber que las cuadrículas fracking en las que se ha dividido el territorio nacional están llenas de núcleos y gentes del medio rural.

Carmelo García
Anuncios
Esta entrada fue publicada en noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s